Brutalizándolo Todo – Pycaya

Brutalizándolo todo Pycaya

En 2016 Pycaya se estrenaba en estudio con On. Un año más tarde su vocalista, Isra, abandonaba la formación antes de finalizar la gira de presentación. Luis ‘el bounyari’ ocupa su lugar. Para mostrarse en su nueva alineación, la banda edita ahora Brutalizándolo todo, una declaración de intenciones sobre hacia dónde pretenden que viaje su sonido. El sello Rock CD Records respalda el lanzamiento.

En sus siete pistas Pycaya apuesta por un groove metal con elementos del hardcore y, en menor medida, del death y el punk nacional. La labor al micrófono de Luis nos recuerda a la llevada a cabo por Juan en Soziedad Alkoholika, para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros.

Los fragmentos centrados en riffs rápidos acompasados por una batería desatadas se ven separados unos de otros por solos de Antonio Muñoz a la guitarra. Los esquemas de Pycaya se asemejan demasiados al estándar del metal; una mayor inventiva en la composición general les daría puntos y bagaje artístico.

La producción en los New Noise Studios de Barcelona no consigue que la banda brille lo suficiente. Por momentos lo que deberían ser piezas contundentes y afiladas como navaja se nos presentan apagadas. Pycaya muestra un espíritu en sintonía con su objetivo: grave y sin pelos en la lengua.

La edición física de Brutalizándolo todo sale a la luz como caja de plástico. Bajo su currada portada (impone más en persona) nos aguarda un rediseño con calavera incluida para galleta y fondo.

El libreto de ocho páginas mantiene el blanco y negro de toda la edición, pero mostrándonos cómo hacerlo y que quede bien: las letras se ven acompañadas de grandes ilustraciones con motivos necrológicos y post-nucleares. Un pulga arriba por Óxido, encargado del diseño gráfico. Es ésta una edición física que potencia sus virtudes y esconde bien sus flaquezas.

Tenemos la sensación de que Brutalizándolo todo podía aspirar a más, pero el paso desde el local de ensayo hasta el CD no le ha sentado bien. Falta gancho. El álbum, atendiendo a su género y potencia, debería agarrarnos por los hombros y zarandearnos, pero no lo consigue. Pycaya puede funcionar mejor en vivo, con los altavoces retumbándonos en el pecho. Aquí se quedan a medio camino. Una lástima: esperaremos futuros trabajos.

Seis Interesante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s