Vacaciones en Shangri-La – Atticusfinch

Atticusfinch Vacaciones en Shangri-La

En 2004 Albacete vio nacer a Atticusfinch, banda enfocada al disfrute en directo mediante versiones en la ciudad y sus alrededores. No fue hasta el año pasado cuando sus integrantes decidieron grabar una maqueta, que a la postre resultaría ganadora del concurso Memorial Alberto Cano. Como premio pudieron grabar el EP Vacaciones en Shangri-La que ahora presentan bajo el paraguas del sello Flor y Nata Records.

Se trata de seis canciones que no llegan a los 20 minutos de duración total. Pistas de unos tres minutos de duración media en que desarrollan un power pop entremezclado con los sonidos surf. Las letras se muestran juguetonas y divertidas, desenfadadas en cualquier caso.

Los ritmos rápidos de Atticusfinch nos transportan con antelación a la playa y el verano llegado. La interpretación al micrófono de Eva María Zamora pone la guinda al espíritu juvenil y naíf que nos propone el grupo. Puede que el quinteto no invente la rueda, pero sí actualiza unas sonoridades siempre bienvenidas.

En la época del mainstream monótono y el alternativo oscuro este Vacaciones en Shangri-La da de pleno en la diana: el viaje resulta tan ameno que se nos queda corto, sus estribillos se clavan en nuestro cerebro deudor de temas como la Chica ye-ye de Concha Velasco o el ¡Chas! y aparezco a tu lado de Christina Rosenvinge y Alex de la Nuez.

La edición física en digipack del álbum acierta en la coloración de portada y contraportada. En su interior nos acompañan los motivos pop y los tonos alternativos. La pestaña lateral (muy chulo el dibujo) sujeta un libreto de cuatro páginas con las letras de las canciones, agradecimientos y créditos en formato somero y manejable.

La factura técnica en este primer trabajo resulta envidiable, y no solo por la acertada producción de Pepe Cifuentes y Javi Milla: se notan las horas de ensayo, los años de escenarios. Atticusfinch recupera para nuestro regocijo ese pop de hace décadas, construido para las noches cálidas entre focos y copas.

Un descubrimiento a tener en cuenta, el pop de ayer con la fuerza de entonces en nuestros auriculares. Sí, esto es todo lo que pedimos al power pop garagero con mayo ya entrado y el calor asomando por los postigos. Una excelente dosis de energía y buenas vibraciones. No todo iban a ser riffs imposibles o composiciones complejas.

Siete Bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s